Tarjetas de crédito sin cambiar de banco

Descubre en Pentacredit las mejores tarjetas de crédito sin cambiar de banco y sin papelos. Compara rápidamente las mejores opciones actuales en España y solicita la que más te convenga.

Mejores tarjetas de crédito sin cambiar de banco octubre 2020

Recomendación

Álex Llorca - Experto Financiero

01/10/2020


Tarjeta Mastercard YOU Advanzia Bank

Puntuación Pentacredit:

5.0 / 5.0 - ¡Excelente!
Solicitar
  • ¡Solicitado 2115 veces!
  • ¡Solicita en 2 minutos!
  • Límite de crédito

    5.000€

    Condición

    Sin cambiar de banco

    TAE

    21,84%
    Gratis para siempre y SIN CAMBIAR DE BANCO.
    Aplaza el pago sin intereses durante 7 semanas.
    • Sin comisiones por sacar dinero en todo el mundo.
    • Utilízala en el extranjero sin pagar comisiones.
    • Solicitud online y sin papeleos.

    No admite ASNEF / Experian

    Comparar


    Tarjeta Mastercard Wizink Plus

    Puntuación Pentacredit:

    3.5 / 5.0 - ¡Buena!
    Solicitar
  • ¡Solicitado 1356 veces!
  • ¡Solicita en 5 minutos!
  • Límite de crédito

    6.000€

    Condición

    Sin cambiar de banco

    TAE

    21,94%
    REQUISITOS MÍNIMOS: tener contrato de trabajo e ingresos mínimos de 10.000€ al año.
    SIN CAMBIAR DE BANCO. Emisión y mantenimiento gratuitos.
    • ¡Llévate 30€ si haces un gasto de 300€ en los primeros 3 meses!
    • Devolución del 3% de tus compras hasta un máximo de 72€ al año.
    • Aplaza tus compras, de 80€ hasta 1.000€, hasta 3 meses.

    No admite ASNEF / Experian

    Comparar


    Tarjeta de combustible BP Plus (solo Autónomos y Pymes)

    Puntuación Pentacredit:

    4.5 / 5.0 - ¡Muy buena!
    Solicitar
  • ¡Solicitado 546 veces!
  • ¡Solicita en 8 minutos!
  • Límite de crédito

    A consultar

    Ventajas

    Al Repostar

    Ahorro

    6,05 cts/litro
    Ahorro de 6,05 cts/litro en cada repostaje, IVA Incluido.
    • Dispone de herramientas que ayudan a reducir costes.
    • Funciones de seguridad avanzadas.
    • Gran cantidad de servicios de asistencia en carretera.
    • Herramientas de administración online.

    Comparar


    Tarjeta Visa Capital on Tap (solo Pymes y Autónomos)

    Puntuación Pentacredit:

    4.5 / 5.0 - ¡Muy buena!
    Solicitar
  • ¡Solicitado 259 veces!
  • ¡Solicita en 2 minutos!
  • Online

    Sin Comisiones

    Condición

    Sin cambiar de banco

    Importe máximo

    50.000€
    • Solicitud online en solo 2 minutos con dinero en tu cuenta en máximo 48 horas.
    Consigue una línea de crédito de hasta 50.000€ para tu PYME.
    • Sin comisiones de apertura, mantenimiento, cancelación o por tipo de cambio.
    • Aplaza tus compras hasta 34 días sin intereses.
    • Paga un interés desde solo 0,79% mensual, adaptado a tu negocio.

    * Tu empresa necesita un mínimo de 36.000€ de facturación al año y llevar operando, al menos, 18 meses.

    No admite ASNEF / Experian

    Comparar


    Son tarjetas de crédito que podemos solicitar sin necesidad de tener una cuenta abierta ni ser clientes del banco emisor de esa tarjeta. Se consideran tarjetas de crédito corrientes, y no tienen ninguna contraprestación, inconveniente o particularidad más allá de la no obligación de pertenecer al banco emisor.

    Obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco es un proceso sencillo, que se puede hacer online, y que tiene ventajas como la rapidez y el poco papeleo. Además, el pago con una tarjeta de crédito sin cambiar de banco funciona como con cualquier otra tarjeta.

    Estas tarjetas de crédito, que no requieren tener cuenta en el banco que las emite, son siempre de crédito o de prepago, pero no de débito, pues este formato sí requiere cuenta y ser cliente de ese banco.

    Lo que llamamos tarjetas de crédito sin cambiar de banco o de una entidad de la que no somos clientes pueden ser de dos tipos:

    • Tarjeta de crédito normal sin cambiar de banco: Una tarjeta cuya domiciliación de las cuotas la podemos asignar a una cuenta que tengamos en otro banco distinto al emisor de esta tarjeta. Por ejemplo, tarjeta de crédito de ING Direct vinculada a nuestra cuenta del BBVA.

    • Tarjeta prepago sin cambiar de banco: Una tarjeta que cargaremos con dinero previamente, con lo que no se trata de una tarjeta de crédito como tal. Son tarjetas que no necesitan una cuenta corriente domiciliada y por tanto no están vinculadas a nuestro banco. Bastará con cargar esta tarjeta de prepago desde nuestra cuenta corriente o incluso otra tarjeta de crédito o débito, como una compra de una tarjeta regalo y depósito de dinero en ella.

    Solicitar una tarjeta de crédito sin cambiar de banco ni tener cuenta en él es un proceso rápido y sencillo, que en la mayoría de casos puede hacerse online directamente tras comparar tarjetas de crédito con comparadores como Pentacredit y que tiene la gran ventaja de poder beneficiarnos de la tarjeta de crédito que mejor se adapte a nuestras necesidades, pues contemplarás la oferta de todos los bancos sin necesidad de ser cliente.

    El proceso de solicitud depende de cada banco, pero en general hablamos de un formulario rápido inicial que no exige demasiados datos ni documentos, que se convierte pronto en una puesta en contacto personal para detallarte todas las condiciones y cerrar la solicitud, y que tiene en cuenta que esa tarjeta de crédito sin cambiar tu banco la necesitas como una segunda tarjeta adicional a la de tu banco, o como única tarjeta porque aquella no satisface tus necesidades. Es muy habitual adquirir tarjetas de crédito sin cambiar de banco y el envío postal a tu casa puede tardar un máximo de 10 días únicamente.

    Existen dos grandes tipos de empresas o entidades donde obtener tarjetas de crédito sin cambiar de banco:


    • Entidades financieras, bancos, que a través de internet, teléfono, stands publicitarios en zonas de mucho tránsito… ofrecen este producto al instante.

    • Grandes superficies y cadenas de tiendas y supermercados, como Carrefour, El Corte Inglés… que tienen su propia tarjeta de crédito sin cambiar de banco para ser usada con ventajas adicionales en sus tiendas y comercios asociados.

    Solicitar una tarjeta de crédito sin cambiar de banco tiene cinco ventajas principales:

    • Será una tarjeta de crédito a tu medida y donde no tendrás las ataduras de la tarjeta de tu entidad bancaria, es decir, podrás comparar tarjetas de crédito de varios bancos en comparadores de garantía, como Pentacredit, y ver cuál presenta mejores ventajas y condiciones, para beneficiarte de la tarjeta de crédito más atractiva del mercado en ese momento.

    • La entidad emisora de la tarjeta de crédito no exige minuciosos avales ni consulta tu historial bancario para concedértela o no, ni la antigüedad ni los movimientos habituales.

    • Obtener una tarjeta de crédito sin cambiar de banco será un proceso ágil y rápido, lo que la hace idónea para momentos de gasto puntual, imprevistos, regalos… Basta con rellenar el formulario, esperar a que la entidad emisora se ponga en contacto contigo -suelen tardar unos minutos simplemente- y saber si tu solicitud ha sido aprobada para que procedan inmediatamente al envío a la dirección postal que facilites.

    • La tarjeta de crédito se cargará a la cuenta que tú elijas, no necesariamente a la que tu banco te obliga a cargarla con su tarjeta.

    • Ventajas adicionales como porcentajes de descuento en determinadas tiendas y sectores, beneficios fiscales, pago en más plazos y flexibilidad que los que ofrece nuestro banco… Muchas entidades bancarias entienden las tarjetas de crédito sin cambiar de banco como posible puerta de entrada de un nuevo cliente, por lo que es habitual que te cuiden y te ofrezcan suculentas ventajas.

    Para solicitar una tarjeta de crédito sin cambiar de banco solo debes tener una cuenta corriente o liquidez para comprar una tarjeta prepago, rellenar el formulario de la entidad bancaria emisora y aceptar las condiciones concretas que se te detallarán en la llamada de teléfono posterior o contacto vía mail para que se proceda al envío a la dirección que indiques.

    Los documentos habitualmente solicitados son de identificación, de ingresos justificados y suficientes que avalen esa solicitud de este producto y poder pagar las cuotas del dinero que usemos, y, según las exigencias de cada banco, son favorecedores aspectos como un contrato laboral y nóminas o demostración de títulos de propiedades.

    Puesto que se trata de un producto que a menudo los bancos utilizan como posible captador de nuevos clientes, sus condiciones son laxas y la oferta entre entidades bastante competitiva, lo que se traduce en beneficios para los clientes solicitantes de estas tarjetas.